El gobierno japonés envía mascarillas a todos los hogares

El gobierno japonés, que tiene tantos problemas como los demás países para conseguir mascarillas, envía dos unidades a cada hogar del país.

virus-4931227_1280

A la vista de que hace meses que es prácticamente imposible encontrar mascarillas sanitarias en las farmacias, droguerías, tiendas de conveniencia y cualquier otro tipo de comercio en Japón, el gobierno ha tomado la decisión de enviar unidades a los hogares del país. La decisión llega cuando la ola de contagios comienza a ser preocupante, no tanto como en otros países, al menos por ahora, pero sí visualizándose que la tragedia que está ocurriendo en lugares como España se podría replicar también entre los japoneses.

Por ahora, aunque las tiendas no han tenido mascarillas salvo en contadas ocasiones (sin previo aviso y a primera hora de la mañana), los ciudadanos japoneses han contado con stock suficiente en sus hogares debido a que en el país es costumbre disponer de este producto. Se utiliza siempre que se resfrían, con la intención de no contagiar a los demás, y también cuando comienza la temporada de alergias, que justamente está ahora en uno de sus momentos álgidos.

Pero aún así, con el avance de los meses son muchas las personas que se están encontrando con que su stock personal se reduce hasta la más mínima expresión. Es por ello que el gobierno ha comenzado con su campaña de envío de mascarillas reutilizables (de tela, para que las podamos lavar), invirtiendo un gran presupuesto para que todos los hogares tengan, de momento, dos unidades.

Y aunque es cierto que dos mascarillas por hogar se quedan cortas, lo cierto es que es mejor que nada. Y hay que contar con que el gobierno hará el envío de forma global, sin importar si las personas que residen en la casa pagan impuestos, si están sin trabajo o cualquier otro factor. Además, también se están repartiendo mascarillas de la misma remesa entre las oficinas, trabajos y todo tipo de empresas o escuelas. Esto significa que aunque la criticada medida de enviar de momento 2 mascarillas por hogar puede parecer escasa, en realidad no lo es tanto. Por ejemplo, los profesores han recibido también dos mascarillas que pueden sumar a las de casa y que pueden utilizar en casa y en el trabajo por igual.

envato-4966945_1280

Este es un primer paso en la distribución de mascarillas que espera que se pueda apoyar en que dentro de unas semanas vuelva a verse stock de mascarillas en las tiendas. El problema es que si bien el gobierno impidió la reventa de mascarillas, las propias empresas que las fabrican las están comercializando directamente a países del extranjero que tienen necesidad de ellas o que quieren abastecerse por lo que pudiera ocurrir. Ahí se encuentra el negocio de esas empresas que las fabrican y el problema crítico para los ciudadanos japoneses. Y eso es lo que hay que criticar, no al gobierno por lo que está haciendo, que sobre todo en comparación con otros países no se trata ni mucho menos de una mala medida.

Lo que debería cambiar sería la forma en la que las empresas que fabrican mascarillas se están lucrando a costa de desfavorecer a quienes son sus clientes en el resto de los momentos. Los ciudadanos japoneses entran en pánico rápido y la ausencia de mascarillas en las tiendas les está pasando factura a distintos niveles. Mientras ellos sufren por no tener mascarillas, las empresas que las fabrican, algunas japonesas, otras principalmente chinas, se dedican a subastarlas en el juego de los gobiernos. Y eso les proporciona un volumen de ingresos enorme, pero a costa de no cumplir con cuestiones éticas y morales que deberían ser fundamentales en cualquier momento, en especial cuando se lucha contra un enemigo invisible que le está plantando batalla a los ciudadanos del mundo entero.

Por desgracia, visto lo visto, visto cómo incluso los gobiernos están demostrando lo peor de sí mismos en cuanto a sus decisiones éticas y morales, es poco probable que la situación cambie durante la crisis. Y después, cuando acaben las subastas de mascarillas, no hay duda de que estas empresas volverán a hacer negocio de forma normal entre los ciudadanos japoneses. Especialmente harán una caja explosiva durante los primeros meses, dado que por lo que ha ocurrido todos los ciudadanos van a querer comprar provisiones de mascarillas en grandes cantidades, por si en algún momento, antes o después, se volviera a producir una situación como esta.

Esperemos que entonces haya alguna disculpa pública, algún comentario, alguna palabra. Quizá no de las empresas fabricantes que se están llenando los bolsillos, pero sí de los gobiernos que están peleándose de forma exagerada para comprar más mascarillas que los demás países. Y los que no lo consiguen y deciden interceptar los cargamentos, todavía deberían disculparse con más energía. Hoy por hoy, ante todo este panorama, ante la situación crítica que se vive, que el gobierno japonés envíe 2 mascarillas a cada hogar, lo vemos como un gesto de su honradez y de su nobleza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...