El Futuro De Los Estados Unidos

El futuro de la principal potencia económica mundial es de interés para el resto del planeta. Debido a esto, se deben pensar los posibles escenario en lo que está crisis termine, con la intención de planificarse para algún futuro.

Decía Paul Krugman que definitivamente algo hay que hacer para evitar que la situación en los Estados Unidos siga empeorando. Por muy injusto que pueda parecer el tener que usar los recursos de los contribuyentes para salvar a los bancos del libre mercado, algo hay que hacer para solventar la coyuntura que actualmente se vive en la primera potencia.

Actualmente parece ser que todo el plan que tiene en mente el gobierno de Bush, y al que todo el mundo le apuesta, es pedir 700.000 millones de dólares al Congreso para gastar según lo desee Henry Paulson, Secretario Del Tesoro y antiguo presidente del Goldman Sach, banco que no pudo superar la crisis, pero que sí tuvo la capacidad de pagarle más de 30 millones de dólares a su antiguo presidente antes de que entrara al gobierno. Es decir, algo se va a hacer como pide Krugman, pero no parece ser la mejor opción.

En ese sentido, es de anotar que mientras legislativo y ejecutivo se enfrascan en una batalla de tire y afloje, dos noticias muy importantes sacudieron al mundo capitalista. La primera de ellas es la quiebra de Washington Mutual, el cuarto banco en importancia en ese país. Y casi al mismo tiempo, General Electric Co anunciaba una baja en sus ganancias por segunda vez en seis meses, con lo que puede ser el primer indicio de que la crisis ya está afectando a la economía del sector real.

Frente a lo anterior, es de esperar que los ciudadanos de ese país, así como la mayoría de las pequeñas y medianas empresas sientan la presión de no poder acceder a créditos y a sufrir el incremento en las tasas de interés, por lo que se desencadenaría una disminución en las ganancias de las empresas y como consecuencia de esto un aumento en el desempleo. El anuncio de General Electric Co puede ser una señal en esa dirección.



En ese sentido, parece lógico que Estados Unidos va a sufrir la posibilidad de terminar en una profunda recesión, causada por vario elementos que ya se vislumbran en el interior de su economía actual.

Teniendo en cuenta que en el corazón de la crisis hay un desfalco en el sector inmobiliario y una contracción general del crédito, la situación no parece ser muy prometedora. Según un análisis del Fondo Monetario Internacional, desde 1.960 las peores crisis económicas son las que están asociadas a un colapso en el sector de la vivienda y a la contracción del crédito.

En los Estados Unidos de hoy, se calcula que los bancos han entregado cerca de 15 millones de créditos hipotecarios, de los que 10 millones no tienen la posibilidad de ser pagados. En caso de que las estimaciones sean acertadas, los bancos se verán en la obligación de ser mucho más exigentes con las personas que pidan el dinero prestado, lo que generara la tan temida contracción del crédito.

Otro factor causante de la rebaja en los créditos en ese país puede ser el hecho de que los préstamos interbancarios pasaron de 10 billones a 16 billones de dólares entre el 2.005 y el 2.007. Frente a la actual situación que enfrenta la FED, se especula que muy posiblemente la situación no pueda ser sostenible, haciendo más difícil que se siga financiando a este ritmo a los intermediarios financieros, lo que ayudaría a la contracción del crédito.

A pesar de que actualmente los inversionistas del resto del mundo siguen mostrando mucho interés por los bonos del Tesoro de Estados Unidos, si analizamos una situación tan crítica como por la que está pasando el país, y la que parece abocarse hacía un peor desenlace; sumado a la situación de la deuda que tiene Estados Unidos con el resto del mundo, la situación del dólar también presenta sus riesgos a futuro.

El asunto radica en que sí los inversionistas del mundo, quienes poseen aproximadamente el 57% de los bonos del tesoro, comienzan a ver que la situación del país empeora, podrían verse tentados a cambiar todos sus activos en dólares por una moneda más confiable, como el euro, que ha mostrado su estabilidad en los últimos años. Igual de crítico para esta situación sería el comportamiento de los países alrededor del mundo que tienen gran parte de sus reservas en dólares, los que podrían verse interesados en cambiar sí la moneda sigue perdiendo su valor.

Y por último, vale decir que el caso japonés es de interés primordial en este momento, puesto que una de las consecuencias más temidas para un país que entra en una crisis crediticia es la deflación, fenómeno económico con el que tuvo que batallar Japón durante toda la década de los años noventas.

El asunto radica en que debido al temor de las personas por la imposibilidad de acceder a más recursos, ahorran lo más que puedan, generando con esto una fuerte disminución en el consumo. Como consecuencia natural de esto, las empresas se ven obligadas a bajar los precios, iniciando con esto un extraño suceso en donde las personas dejan de comprar porque ven que las cosas cada vez son más baratas, frenando de manera drástica el consumo, la producción y el crecimiento económico.

Sin embargo, es de recalcar que a pesar de que en ese país el desempleo ha subido hasta un 6.1% y de tener un inmenso déficit fiscal causados por los gastos de la Guerra y del futuro rescate financiero, no se puede declarar aún que los Estados Unidos están en recesión. La economía norteamericana ha sufrido en los últimos 25 años las recesiones de 1.987 y de 1.992, dos Guerras en Irak, la caída de las acciones tecnológicas en 2.000, los ataques terroristas del 11 de septiembre y una inclemente subida en los precios del petróleo; y a pesar de todo eso, ha mostrado crecimientos constantes año tras año.

Por lo que no es descabellado pensar que está crisis sea igual de pasajera a las anteriores, logrando con esto demostrar la inmensa fortaleza del aparato productivo y de consumo de ese país. No obstante, parece ser que en este caso la situación no tendrá un final tan feliz.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...