El Banco Central Europeo dota liquidez en moneda extranjera

El BCE inyecta liquidez a la banca en forma de dólares gracias al acuerdo firmado por la FED y algunos de los mayores bancos del mundo. Sin embargo, la mediad no sacia la sed de bancos y estados, pendientes de la compra de bonos.

Las provisiones de moneda extranjera para dotarse de liquidez está siendo una máxima en las principales instituciones monetarias europeas. El Banco Central Europeo ha adjudicado 50.685 millones de dólares con vencimiento a tres meses en la primera subasta de liquidez en dólares después de la acción concertada con el resto de grandes instituciones financieras, entre ellas el FMI, por la que se dotaba al sistema bancario de liquidez directa a través de la opción conocida como swap.

El mecanismo, consistente en un mero intercambio de activos, permite a las instituciones financieras inyectar liquidez en sus economías sin necesidad de acudir a préstamos con intereses. En concreto, el swap consistente en un préstamo materializado en el intercambio de activos, más que en la deuda de intereses. Así, los bancos centrales de ambos lados del Atlántico intercambian divisas a precio tasado, lo cual les sirve para inyectar liquidez en moneda extranjera. Además, han decidido de manera coordinada reducir el tipo de interés de las operaciones de intercambio de liquidez en dólares, con lo que los préstamos se han abaratado.

Sede del BCE en Francfort

En este sentido, la mayor autoridad bancaria europea ha adjudicado una cuantía muy superior a la establecida en la última ocasión, en la que las entidades únicamente solicitaron 395 millones de euros.

En concreto, en dicha operación participaron 34 bancos europeos que obtuvieron liquidez en dólares a un tipo fijo del 0,59 por ciento. Además el BCE adjudicaba más de 1.600 millones de dólares con vencimientos a siete días a cinco bancos a un interés fijo del 0,58 por ciento.

La media se basa en la decisión del Banco Central Europeo (BCE), junto con el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón, amparados por el FMI y la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Nacional de Suiza de una serie de medidas coordinadas destinadas a garantizar el suministro de liquidez en el sistema financiero mundial, para lo que acordaron rebajar en medio punto porcentual el coste de sus actuales líneas de intercambio de liquidez en dólares a un precio fijo.

Dicha decisión podría verse impulsada por la decisión del Banco Central Europeo de bajar todavía más el tipo de interés, hasta situarlo en el 1 por ciento. La medida ha sido bien vista en mercados e instituciones financieras, aunque no ha saciado la sed de liquidez del mercado, a la espera de que la institución impulse la compra de bonos. Y es que nunca llueve a gusto de todos.

Foto: DaveOinSF, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...