El ‘arte informático’ de Elena Asins

«El ordenador no solo es numérico, se maneja con ideas, imágenes y palabras», explica la artista Elena Asins (Madrid, 1940) en declaraciones a Europa Press. Fue una de las pioneras en trabajar con ordenadores, y lo hizo hace décadas, en los años 70, cuando los americanos cedieron a nuestro país un ordenador viejo y se fundó algo denominado Centro de Cálculo. Allí Asins descubrió las enormes posibilidades de un mundo que hoy ya no nos es ameno, pero las posibilidades del cual aún no tenemos en cuenta en todo su esplendor. Por eso es noticia destacada hoy en los medios la exposición Fragmentos de la memoria, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid hasta el 31 de octubre.

'Fragmentos de la memoria', en el Museo Reina Sofía hasta octubre

La muestra recoge el conjunto de la trayectoria de Asins, un camino que ha estado marcado por la tradición constructiva de la vanguardia del siglo XX, pero también por la combinación de ésta con la informática y la tecnología. «Mucha gente reduce el ordenador a los ‘e-mails’ y a Internet. El ordenador es mucho más que eso. Se puede dibujar, escribir, se pueden hacer mil cosas con él», explica la artista. Y así lo demuestra.

Embelesada por la perfección que permite un mundo que va más allá de lo cotidiano, esta veterana artista utiliza la informática como «un medio, una herramienta, ni más ni menos que un pincel». El resultado de este cuidado ‘arte informático’ es una obra en la que, según el director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, «el espectador es alguien activo que de alguna manera tiene que interiorizar su trabajo«. Más allá de la técnica, en el resultado la artista refleja su rostro más polifacético y su multitud de inquietudes, que van desde las teorías matemáticas, como la de Rampsey, hasta los estudios semióticos, que exploró en la Universidad de Columbia junto a Noam Chomsky.

En las obras de Asins predomina el blanco y el negro, así como la experimentación con líneas y geometrías. Ofrece al espectador un paisaje de difícil comprensión pero de gran impacto que no dejará a nadie indiferente y que, sin duda, revoluciona modas y concepciones actuales sobre el arte. La vista es el sentido fundamental para disfrutarla, y la propia artista la estimula y relajala con sus creaciones según el tramo de la instalación. Toda una experiencia por descubrir.

Fotografía: Vista de salas de la exposición Elena Asins. Fragmentos de la memoria. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid, 2011. Autores, Joaquín Cortés y Román Lores.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...