El apocalipsis de las tiendas físicas ya ha comenzado

Los comercios físicos entran en una mala racha y se anuncia el cierre de más tiendas para lo que resta del año 2019.

tiendas físicas

Desde Estados Unidos llegan cifras muy preocupantes acerca del futuro que les espera a los minoristas e incluso a las grandes superficies, no solo a las pequeñas tiendas del barrio, sino también a los centros comerciales. Lo que se denomina como el apocalipsis de las tiendas físicas ya ha comenzado y está presentando unos números que hacen pensar que o cambia la filosofía del mercado o la sociedad de aquí a unos años estará comportándose de una manera muy distinta a la actual sobre la costumbre de “ir de compras”.

Una mala situación

Los datos publicados indican que 2019 acabará con más o menos la misma cantidad de comercios físicos cerrados que en 2018. Y esto no es para que pensemos “bueno, la cifra se mantiene, no es tan malo“. En realidad es para que pensemos “lo de 2018 no fue el punto álgido del cambio, esto sigue en caída y no hay nadie que lo pare”. Porque si el pasado año fuera una excepción sería más o menos tolerable, pero que en 2019 vayamos a terminar con los mismos números significa que la situación sigue siendo mala y que puede ir a peor.

En el año 2017 las cifras empezaron a preocupar. Por aquel entonces el mercado norteamericano perdió casi 1100 millones de metros cuadrados de superficie dedicada a las tiendas.

Al año siguiente, como os mencionábamos, la cosa todavía se torció más. Lo que había sido un aviso en 2017 se elevó a una situación crítica con el cierre de casi 1700 millones de metros cuadrados en el pasado año 2018. Y ahora se estima que en 2019 la cifra con la que acabará el año será la misma. Eso nos deja en una situación aún muy preocupante que no habla bien de lo que ocurrirá en el futuro. Este espacio comercial se ve reflejado en que este 2019 el cierre de tiendas aumentará hasta 8200 locales.

tiendas

¿Hay culpables?

Por supuesto, hay distintos motivos que llevan al debate y a la búsqueda de una justificación. Uno de los problemas sigue siendo el ataque del comercio online. Hay muchas personas que ahora optan por comprar en la red y que están abandonando la costumbre de adquirir sus productos en las tiendas y centros comerciales. No se reduce tanto la afluencia de público a estas superficies, sino más bien la adquisición de artículos. Uno de los motivos de ello es que hay muchas personas a las que les gusta ir de tiendas, pero en este caso solo con la intención de mirar y buscar aquello que les interesa, verlo en vivo y después pedirlo online. Se impone la filosofía de intentar ahorrar algo de dinero y si esto lo permite la compra online, no hay muchos motivos que detengan a los clientes.

Otro de los problemas aplicados al ataque de la venta online son las compras que muchos usuarios realizan en tiendas de China. En ocasiones estos clientes son conscientes de que están pagando productos más baratos porque su calidad es mucho más reducida a la de los artículos que encuentran en sus países. Otras veces realizan estas compras sin tener ese conocimiento. En cualquiera de los casos el daño está hecho y afecta de la misma manera a los comercios que tenemos en nuestras calles.

Por supuesto, también se aprecia cómo en general están cambiando los hábitos de los consumidores. El ir de tiendas ha dejado paso a otro tipo de experiencias de ocio y ahora es posible que no se compre tanto por placer, sino por necesidad. Y esto deriva en que se beneficie la compra online, la cual para muchas personas significa una oportunidad de comprar rápido y de hacerlo con facilidad más allá de por el precio al que encuentren los productos. En una menor importancia hay que decir que distintos tipos de producto están comenzando a comercializarse por vías digitales y no físicas, lo que lleva a que desaparezcan comercios que antes tenían justificación. La música, el cine y los videojuegos, y en menor cantidad los libros, están pasándose al sector digital y esto impide que sea necesario ir a una tienda a realizar la compra del producto.

Tiendas que van a cerrar en 2019

El cierre de más de 8000 tiendas en Estados Unidos en 2019 no es moco de pavo. Muchas de las cadenas de tiendas que cierran sucursales no son conocidas en nuestro país, por lo que no vamos a hablar de todas ellas. Si tenéis curiosidad por conocer exactamente los nombres de todas las tiendas que procederán al cierre os recomendamos que entréis en la fuente que dejamos enlazada al final de la noticia.

Pero sí que vamos a mencionar algunas. Por ejemplo Dress Barn, que cierra 650 tiendas, todas las que componen la franquicia que ha vendido ropa para mujer durante más de 50 años. Bajar la persiana de una entidad con tanta historia no es ni mucho menos sencillo tal y como podéis imaginar. Lo mismo ocurre con la cadena de tiendas de productos baratos Fred’s, que en los últimos meses ha vivido una auténtica pesadilla intentando salvar el barco antes de que se hunda. Cada pocos meses se anunciaba el cierre de una cantidad determinada de sucursales hasta que la compañía ha entrado en bancarrota con el cierre de más de 500 tiendas. Era la situación que la directiva intentaba evitar a la vista de lo que supone el cese de un nombre tan relevante en las calles norteamericanas.

tiendas

También cierran 250 tiendas de la cadena Chico’s e incluso la muy famosa cadena de tiendas de ropa Gap ha revelado el cierre de 230 tiendas en este año 2019. Esto nos demuestra que incluso los negocios más internacionales no se salvan de lo que está ocurriendo, dado que Gap es una entidad con presencia en distintos países. Otro cierre dramático es el de Sears, que acaba con 124 tiendas, y esto también deriva en el cierre de tiendas de la cadena Kmart. Hasta las tiendas más famosas que aparentemente no tienen rival en términos publicitarios y de importancia cultural echan el cierre, como es el caso de Victoria’s Secret, que cierra 53 tiendas debido a una bajada en la popularidad y venta de sus productos en Estados Unidos.

Otros cierres incluyen los de las cadenas Office Depot y OfficeMax, Christopher & Banksm, JCPenney, Henri Bendel y Walmart. Es difícil imaginar un contexto en el cual el gigante Walmart se vea obligado a cerrar algunas de sus enormes tiendas, pero la cadena lo va a hacer en centros comerciales muy relevantes a lo largo y ancho de Estados Unidos, como en lugares del estilo de California, Arizona o Washington. Los cierres continúan este año también con Barneys, los comercios Macy’s que son parte de la cultura popular de Norte América, las grandes superficies Kohl’s y Nordstrom.

Un futuro complicado

Se esperan varias situaciones a las que pueda llevar esta crisis que se está viviendo con la activación del apocalipsis de la tienda física. Una posibilidad es que este sea un momento crítico, un momento de paso que lleve a que la sociedad recupere sus costumbres en un futuro no muy lejano cuando Internet y la venta online se reajusten de una manera distinta. Poco a poco estamos viendo cómo Internet, en cierta manera, se está descontrolando y cómo el público empieza a tener quejas. Eso podría llevar a que todo vuelva a la normalidad y que después de la tempestad, llegue la calma y la recuperación. Pero para entonces habrá pasado un tiempo y una generación habrá crecido viendo cómo el mundo de las tiendas se tambalea a su alrededor antes de, quizá, recuperar el rumbo.

Foto: Victoria_BorodinovaFree-PhotosPexels

Vía: Business Insider

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...