Dropbox es ahora un puerto seguro

Dropbox es ya el líder mundial de almacenamiento de archivos en la red. A esto contribuye en gran medida la gran sencillez de su funcionamiento y su vocación multiplataforma, lo que ha hecho posible que muchas empresas confíen en ellas. Pero hay un pero. Bueno, mejor dicho, lo había. Y es que hasta ahora Dropbox estaba amparado por la ley de protección de datos norteamericana, mucho más laxa que la europea, lo que ponía a las empresas del viejo continente en un atolladero legal a la hora de usar el popular servicio.

Dropbox

Dropbox, líder mundial en almacenamiento de archivos, ahora es un puerto seguro.

Pero vayamos por partes. En la década de los noventa, la Unión Europea aprobó una directiva que regulaba el derecho a la intimidad en Internet, lo que derivó en las sucesivas leyes de protección de datos de carácter personal de todos los países miembros, muy similares entre ellas. En España se adoptó la actual Ley Orgánica de Protección de Datos. Dicha ley obliga a los prestadores de servicios informáticos a declarar la tenencia de datos de terceros, a especificar su carácter confidencial de éstos y a permitir en todo momento a sus dueños cambiar o solicitar que se eliminen sus registros. Además, se prohíbe expresamente la exportación de datos entre países.

Aún así y dado que dichos principios están presentes en la legislación de todos los países de la UE, las transferencias de datos entre sus miembros no se consideran internacionales y por tanto están permitidas. Por eso, una empresa española puede almacenar datos de un cliente francés en un servidor de Irlanda sin ningún problema. Son varios los países no europeos que han adaptado su legislación en este sentido, y así han podido acceder a las mismas ventajas que en Europa, pero este no es el caso de Estados Unidos, que interpreta el derecho a la intimidad de otra manera, lo que conlleva una normativa más laxa al respecto.

La UE no considera pues a Estados Unidos como un país seguro para almacenar nuestros datos, y por tanto, las transferencias de datos a empresas o servidores norteamericanos están prohibidas por defecto. Es decir, que podemos ceder nuestros datos a empresas estadounidenses, pero éstas tienen la obligación de almacenarlos en un país cuya legislación en materia de protección de datos sea compatible con la nuestra.

Evidentemente, dadas las infinitas interconexiones tecnológicas y empresariales que existen entre Europa y EE.UU., surge la necesidad de compatibilizar de alguna manera ambos sistemas. Y aquí es donde entran los ‘Safe Harbors’ o puertos seguros. Esta es una certificación que obtienen las empresas norteamericanas que lo deseen y que garantiza que cumple una serie de normas equivalentes a las europeas en materia de protección de datos. Hace ya un tiempo que las grandes del mundillo son puertos seguros. Son empresas con un importante volumen de negocio en el viejo continente, como Microsoft, Google, Apple, Amazon y desde ahora también Dropbox.

De esta manera, a partir de ahora las empresas europeas podrán guardar los datos de sus clientes en este popular servicio, lo que abre una importante vía de negocio para Dropbox y para sus integradores europeos. Es un paso con el que se gana en seguridad y en confianza. A partir de ahora las pymes estarán más protegidas, lo que sin duda alumbrará nuevos servicios basados en Dropbox y harán crecer a este ya gigante del almacenamiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...