Draghi también compra

El Banco Central Europeo compra 9.520 millones de deuda pública en una semana. La máxima institución monetaria generaliza dicha práctica para evitar una escalada en el rendimiento.

El nuevo Presidente del Banco Central Europeo ha cambiado por completo las dinámicas a las que nos tenían acostumbrados dicha institución. La primera de las grandes decisiones que tomó Mario Draghi fue la salomónica bajada de tipos de interés de la zona euro, materializada en nuestro país con el esperado descenso del euríbor, que había alcanzado cotas máximas en junio de este año. Pero eso no es todo. El Banco Central Europeo ha intensificado exponencialmente la compra de títulos de deuda pública en el mercado secundario, una reiterada reivindicación de la Comisión Europea, y de los países periféricos, como España o Italia.

La primera semana de noviembre la institución monteria comunitaria aumentó a 9.520 millones de euros su aportación a la compra de bonos, según informaba la agencia de noticias Reuters. El desembolso ha hecho ascender a 183.000 millones el gasto acumulado. El propio Draghi alerta de que dicho programa responde a una decisión ‘transitoria’ y ‘limitada’, aunque fuentes del Banco Central reconocen que dicha medida está encaminada a reducir los rendimientos de los bonos, en el punto de mira de los mercados, y principal azote de las economías periféricas, especialmente Italia.

Un grupo de indignados ante el Banco Central Europeo

Se prevé que el Banco Central realice un ‘drenaje de liquidez’ por el mismo importe del gasto acumulado con la intención de evitar una subida de precios. Y es que la inflación continua siendo uno de los mayores quebraderos de cabeza de la institución, máxime a raíz de la última bajada de tipos de interés, y a expensas del tenue crecimiento acumulado previsto para las economías de la zona euro.

El Banco Central Europeo no ha informado sobre el desglose de bonos, pero según las actividades de analistas y operadores la cantidad podría corresponder a 45.000 millones de euros de deuda griega, amén de una cantidad indeterminada de  bonos italianos y españoles. De hecho, el rendimiento de los títulos italianos, que han llegado a cotizar al 7 por ciento, ha puesto en el punto de mira al gobierno de Berlusconi, hasta el punto de forzar una moción de confianza en el Ejecutivo.

En España, la prima de riesgo ha bajado ligeramente hasta los 381 puntos básicos, aunque el rendimiento continúa siendo alto, pues supera el 5,6 por ciento. A la espera del decurso de los acontecimientos en Italia se espera que la evolución sea positiva, aunque todo dependerá, como siempre, de cómo se despierte Grecia.

Foto: Mar del Sur en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...