Día mundial sin tabaco

Año tras año, el 31 de Mayo se convierte en el Día Mundial sin Tabaco, una jornada organizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que pretende recordar los grandes perjuicios que acarrea el tabaco para la sociedad. Como ya sabemos, no estamos hablando únicamente de los daños que pueden padecer los fumadores sino toda la sociedad en conjunto, y es que el tabaquismo constituye ya uno de los problemas más graves de salud pública.

Con la nueva ley antitabaco ya no se puede fumar en bares ni discotecas

Las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco provocan cada caño casi cinco millones de muertes, según datos de la OMS publicados con motivo de la celebración de esta jornada. Además, el 70% de estas muertes se produce en los países desarrollados, en los que el consumo de tabaco sigue aumentando espectacularmente pese a las iniciativas legales que muchos gobiernos están llevando a cabo en los últimos años, como es el caso de España, con la promulgación de la polémica nueva ley antitabaco.

Sólo en nuestro país se estima que cada 10 minutos muere una persona por causas directamente relacionadas con el tabaco. Es decir, que unas 55.000 personas fallecen cada año por esta causa. Desde otro punto de vista, también cabe señalar que el gasto diario en tabaco en España, según los cálculos de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo, asciende a 24.040.050 euros, lo que significa que cada segundo, en España se gastan casi 300 euros en tabaco. Por eso mismo, muchos fumadores están aprovechando estos días de concienciación global para proponerse en serio uno de los mayores retos de sus vidas: dejar de fumar. No sólo porque tienen claro el perjuicio que genera ello en su salud y en la de los que le rodean, sino también porque dejar este vicio puede suponer una fuente de ahorro económico importante en el día a día.

En España, el 2011 será especialmente recordado por la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco tras un año de debates y enmiendas. Ahora el tabaco está vetado en todos los locales públicos de ocio. No se puede fumar en restaurantes, bares ni discotecas. Ya no hay distinción entre bares de fumadores y libres de humo. Tampoco hay cubículos para fumadores, de forma que nuestro país ha endurecido su norma eliminando también los puntos de fumadores en aeropuertos, puertas de los hospitales, parques y colegios. Incluso se ha extendido el veto a bingos y casinos. Todo, para intentar intentar disminuir las alarmantes cifras de enfermedades relacionadas con el tabaquismo y los problemas de salud que padecen no solo los fumadores, sino el resto de sociedad.

Foto: AcidoLimon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...