Desechos militares en los océanos

¿A dónde van los desechos militares? ¿Dónde han quedado muchas de las bombas y armas que se utilizaron en las Guerras Mundiales? Si pensáis un poco, solos podrán deducir que muchos de los desechos militares van a parar a los océanos. Así es, en los océanos descansan bombas, armas, misiles y muchos desechos más que contaminan las aguas y, por los propios desastres naturales marinos, estos desechos pueden llegar a los pueblos costeros.

¿A dónde van los desechos militares? ¿Dónde han quedado muchas de las bombas y armas que se utilizaron en las Guerras Mundiales? Si pensáis un poco, solos podrán deducir que muchos de los desechos militares van a parar a los océanos.

¿A dónde van los desechos militares?

Esta situación atenta contra la integridad de las aguas y contamina a los océanos, provocando también alarma en distintas zonas costeras. Esto es porque algunos de los desastres naturales, por ejemplo los tsunamis, remueven esos desechos y pueden llegar a las costas de algunos pueblos y ciudades asentando la contaminación.

Según explica Ryo Sato, investigador marítimo en Global Green (una organización de Estados Unidos que está afiliada a Green Cross International), el reciente tsunami en Japón aumentó la probabilidad de que armas químicas y convencionales lleguen a la costa, dado que descansan a una profundidad de tan sólo 200 metros en la Bahía de Chosi, en la prefectura de Chiba.

Desechos militares

Imagínense en todas las bombas que se lanzaron durante las guerras, los misiles, las armas que han quedado de dichos sucesos, las armas químicas, los barcos y aviones hundidos…

Según datos registrados por Global Green, y anunciados en la quinta Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre Limpieza de Desechos Marinos, el ejército estadounidense lanzó más de 8.000 toneladas de armas químicas cerca de Hawái, y se considera que entre 1946 y 1965 se lanzaron a los océanos aproximadamente 300.000 toneladas de agentes químicos para la guerra. Además, más de 400.000 bombas y misiles con gas flotan en aguas estadounidenses, 40.000 toneladas de armas convencionales están en el mar Báltico, 21.000 más flotan en aguas australianas y 6.000 toneladas más se encuentran en la costa de Japón.

Francia, por su parte, realizó entre 1977 y 1996, 127 pruebas nucleares marinas en la Polinesia Francesa, lo que provocó la formación de un cráter artificial de 140 metros de diámetro y removió, además, un millón de metros cúbicos de corales y arena. Y el material nuclear quedó depositado en las rocas carbonadas que, de a poco, se va liberando al océano. Lo mismo sucede con los desastres naturales marinos, los cuales potencian la liberación de material radiactivo, perjudicando a las especies marinas y contaminando a los propios alimentos marinos. Señalamos en este punto que la Agencia Internacional de Energía Atómica afirmó que el material nuclear residual era insignificante.

Problemas sin respuestas

Sin duda, la cantidad de desechos militares es considerable y muchos decidieron depositarlas en los océanos. Los lugares más afectados, como podemos deducir de lo anterior, son: el mar Báltico, el océano del Atlántico Norte, el mar Mediterráneo y el océano Pacifico.

Y de esta forma, los desechos militares en los océanos, amén de ser dañinos con los ecosistemas de corales y toda la vida marina, son una amenaza para las sociedades próximas a las costas.

¿Qué hacer frente a este problema? ¿Dónde depositar los desechos marinos? ¿Cómo destruirlos de un modo ecológico? ¿Cómo se limpian los océanos? ¿Qué van a hacer las autoridades cuando estos desechos lleguen a sus costas?

Fuente: IPS Noticias

Foto: Guerra Mundial por Juan Luis Aizpuru en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...