Courbet y su huella en el MNAC hasta julio

«Si dejo de escandalizar, dejo de existir», decía el controvertido autor de El Origen del Mundo, obra pictórica de un pubis en primer plano cuya pose de la protagonista aún es una referencia de provocación hoy en día. Su influencia se deja ver incluso en las portadas de los discos más modernos. No es de extrañar, por tanto, que el MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña, en Barcelona) albergue desde hoy y hasta el 10 de julio la exposición Realismo(s), la huella de Courbet. En este caso, por eso, la muestra de 80 obras se centra en la influencia del padre del realismo en otros artistas de la misma corriente, sobre todo catalanes, y en grandes maestros que han tomado su legado como referencia en alguna ocasión. Así, también se incluyen obras de Velázquez o Rembrandt, que demuestran la relación de los realistas con la pintura del siglo XVII, o de Antoni Tàpies.

'El Desesperado', de Gustave Courbet

Pero el atractivo más destacado de esta jugosa selección son las 17 obras del mismo Gustave Courbet que se exponen de manera casi inédita. Courbet con el perro negro (también conocida como Autoretrato) será aquella que dará la bienvenida al visitante. Junto a ella podrán contemplarse El hombre de la pipa, Autorretrato con el cuello de rayas o la controvertida El Sueño, una de sus obras más conocidas y aquella en la que dos mujeres dan rienda suelta a su pasión, desnudas y sin tapujos. Pero no solo de referencias sexuales va el trabajo del artista. Otra de sus míticas es El Desesperado, un inquietante y expresivo autorretrato en el que Courbet se da un aire a Johnny Depp y que también podrá disfrutarse en el MNAC.

A pesar de ser una exposición en que Courbet es el máximo aliciente, se estructura mediante su influencia en el realismo catalán y, en menor medida, también francés. Así pues, al protagonista de la muestra le acompañan artistas como Benet Mercadé, Antoni Caba, Simó Gómez o Jean François Millet. Estructurada a menudo como un espejo, con la obra reflejada en su referencia, los impulsores de esta exposición también han querido apostar por la figura más que por el paisaje. El resultado son obras procedentes de préstamos de algunos de los museos más importantes del mundo, como el Petit Palais, el Metropolitan, el Musée d’Orsay y la National Gallery.

Para quienes visiten la exposición en familia, el MNAC ha preparado un itinerario especial para los más pequeños consistente en un juego de observación. El material se puede recoger al entrar y va incluido en la entrada. A la vez, en el espacio eduCart los más mayores podrán hacerse un retrato realista.

Foto: MNAC

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...