Computar la religión para obtener una matrícula de honor

Según leemos esta mañana en El País y publicó hace unos días El Correo Gallego, la religión ha sido decisiva en un instituto de Ferrol (Galicia) a la hora de otorgar la matrícula de honor a una estudiante y de no hacer lo propio con otro de calificaciones muy similares. Ambos rotativos, y haciéndose eco de las declaraciones de los padres del alumno perjudicado y del sindicato CIG- Ensino, explican que uno de ellos superó dicha asignatura con buena nota, mientras que el otro decidió no hacerla y se acogió a la alternativa de una atención educativa laica y sin calificación computable. El resultado es que el segundo alumno tiene una asignatura menos para el cálculo de su media, lo cual le niega algunas décimas que, afirman, le habrían dejado sin la matrícula de honor.

La religión debe ofertarse por ley, pero nunca con obligatoriedad

Para quienes desconozcan el concepto, recordamos que la matrícula de honor es un reconocimiento que se otorga por decisión del centro a un máximo del 5% de los alumnos, y el requisito básico para obtenerlo es una media total de bachillerato de 9 o superior. La recompensa por ello es la matrícula gratuita del primer año de universidad, algo que no es exactamente una beca. De este modo, y aunque la normativa de la comunidad establece que la religión no puede computar «para los efectos de acceso a la universidad, a ciclos superiores de formación profesional y a otros estudios ni a las convocatorias para la obtención de becas o ayudas al estudio en las que deban entrar en concurrencia los expedientes académicos», la matrícula de honor queda flotando en un limbo que se presta a libre interpretación. O al menos así lo entiende la Xunta, que justifica lo sucedido con lo estipulado en una orden emitida por la consejería de Educación: «la nota media del bachillerato será la media aritmética de todas las materias».

Desde el instituto han asegurado que su intención no es perjudicar a nadie, solo cumplir la ley, por eso ahora han pedido que «la asesoría jurídica de la Consejería de Educación emita un dictamen», explica el director del instituto en declaraciones para El País. La consejería, por su parte, aún no se ha pronunciado.

CIG- Ensino tilda la situación actual de «discriminatoria» y considera que, por lo fácil que es obtener buenas calificaciones en religión, se considera computable a modo de «efecto llamada». Es decir, el alumnado, tentado por una mejora de su nota media, decide cursarla.  Otras comunidades autónomas especifican en sus reglamentos que esta materia no debe computar para la obtención de la matrícula de honor.

Foto: Lenguajes Bíblicos con Pedro Chico 2 por Iglesia en Valladolid en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...