Cómo sumar precisión al juego corto

Ya hemos hecho referencia a la importancia del juego corto al momento de jugar al golf, pues es allí donde se pierden y se suman más golpes que luego os perjudican en el score final. Para ello, es importante entender que la precisión y las distintas técnicas, bien aplicadas, os permitirán un muy buen desempeño en los metros finales del hoyo.

En un hoyo, los últimos 100 metros son fundamentales. Para pegar el último tiro desde los 120 metros finales es necesario contar  con la precisión necesaria para evadir los bunkers o las trampas de arena y depositar la bola dentro del green. O bien, dejar la bola en la entrada al green, independientemente de la ubicación de la bandera.

Si se lograr llegar a esa instancia, comienza también otra situación del juego corto: el approach. Para este tipo de golpe, se suele utilizar el hierro Sand o el Pitch, pues consta de un golpe certero, lento, despacio y de poca distancia, para que la bola realice un globo, pique a un metro nuestro y ruede al hoyo.

Sin embargo, hay otra alternativa que puede resultar más sencilla. Bajo el ejemplo de una bola a dos metros del green con la bandera unos metros más adelante, tomamos el hierro 7 ó 6 y lo tomamos como el putter. Sin quebrar las muñecas y calculando que se le debe imprimir muy poca fuerza al impacto, la bola sale ejecutada por el piso, sin elevarse, derecho a la bandera.

Con el Sand o el Pitch, la diferencia es que la bola saldrá despedida hacia arriba con un pequeño globo.

El juego corto es fundamental para reducir golpes. ¿La clave? Practicar cuanto más se pueda. Son técnicas que requieren de mayor precisión pero nada imposibles para un aficionado o medio hándicap.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...