Comienza la campaña electoral vasca y gallega

Euskadi y Galici ase encuentran ya inmersas en la campaña electoral. Con la crisis de fondo en ambas comunidades, Urkullu aspira a recuperar Ajuria Enea para el PNV, mientras que Feijóo busca revalidar su mayoría absoluta en el Parlamento Gallego.

Euskadi y Galicia se encuentran inmersas desde la pasada media noche en plena campaña electoral. Igual que pasó hace casi cuatro años, ambas comunidades adelantan las elecciones y sus ciudadanos concurrirán a la vez a las urnas. Con la crisis como telón de fondo, el panorama se presenta muy diferente en ambas comunidades. En Euskadi, la cita llega un año y un día después de que ETA anunciara el abandono de la violenica, mientras que la campaña gallega comienza empañada por la Operación Pokémon.

El retorno de la izquierda abertzale a las elecciones vascas después de que le impidieran participar en los anteriores comicios revolucionará la composición de la Cámara Vasca. Los partidos soberanistas, PNV y EH Bildu, recuperarán una mayoría nacionalista en Vitoria, mientras que el papel del PP, socio de gobierno de los socialistas hasta mayo, podría acabar siendo irrelevante. Íñigo Urkullu es el favorito para convertirse en lehendakari. El candidato del PNV sigue un discurso centrado en la recuperación económica y alejado del independentismo.

La independencia es el eje central de EH Bildu, que presenta a Laura Mintegi como la primera mujer con opciones reales a ser lehendakari. Su lema de «Estado libre de Europa» contrasta con la «tranquilidad dentro de España» que dice representar un PP que solo aspira a lograr escaños suficientes para no quedar aislado y centra su campaña en el antinacionalismo. El PSE no tiene ninguna opción de volver a gobernar, pero sus diputados podrían ser clave para formar gobierno. Su principal arma, el rechazo a los recortes de Rajoy.

Mientras, en Galicia, la campaña se presenta como un plebiscito sobre la gestión de Rajoy. El candidato popular, Núñez Feijóo, aspira a repetir una mayoría absoluta que le permita gobernar en solitario, aunque la alternativa a un gobierno popular no está muy clara. Feijóo se ha intentado desmarcar de la actuación del gobierno central y considera la crisis como su único rival. Una mayoría absoluta del PP sería un gran triunfo para Rajoy; pero tendrán que hacer frente a los votos que pueda arrebatarles el partido de Mario Conde.

La oposición llega a las urnas dividida. El PSdeG llega a las elecciones con la Operación Pokémon en la sombra, y ha planteado las elecciones como un referéndum sobre los recortes de Feijóo y Rajoy. Un mal resultado reabriría una crisis de poder que el otro partido con representación parlamentaria, el BNG, ya ha sufrido. Los nacionalistas se enfrentan a la fuga de votos que pueden ir a parar a Alternativa Galega de Esquerdas -coalición entre Beiras y Esquerda Unida- o a Compromiso por Galicia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...