China vuelve a copiar a Occidente

Europa casi siempre ha sido un referente para el mercado chino. Ahora que Occidente está en crisis, China está despegando como la gran alternativa para el sistema capitalista. No obstante, hay ciertos casos curiosos que evidencian la gran dependencia (imaginativa) que tiene el sector chino para colocarse en cabeza. Ahí están los casos de las falsificaciones de productos Apple e Ikea, lo que evidencia el largo camino que al gigante asiático le queda por recorrer.

En las últimas semanas ha llamado la atención el tema de la falsificación de prestigiosas marcas como Apple e Ikea en China. La que está designada como la futura potencia económica mundial (si ya no lo es), se ha convertido en objeto de polémica a causa de estas irregularidades. En primer lugar se dieron imitaciones de ordenadores Macintosh, Iphones y demás productos de la mítica empresa de la manzana. El caso fue descubierto por un blogger de nacionalidad norteamericana que, en un arrebato de patriotismo, denunció por Internet las falsificaciones. En segundo lugar han tenido lugar una serie de imitaciones en el sector del mueble, donde algunos almacenes se han apropiado de diseños de Ikea para vender más productos.

Ikea, víctima de las falsificaciones chinas

Según comenta el diario El País en su versión digital del 3 de agosto, las falsificaciones puede causar un grave conflicto entre la multinacional sueca y los almacenes. Y es que “desde el uso de los colores azul y amarillo dentro y fuera del espacio hasta las reproducciones completas de cómodas, camas, armarios y sofás repite las que se pueden encontrar en los establecimientos de Ikea. La copia trata de no pasar por alto ningún detalle y hasta dispone de los mismos pequeños lápices con los que los clientes hacen sus pedidos o imita su restaurante”.

Por una parte, la compañía china ha evitado hacer declaraciones a los medios. Mientras que por su parte, los directivos de Ikea han apelado a los derechos de propiedad para proteger el amplio mercado que los han encumbrado en la cima del sector del mueble. En evidencia se encuentra, de manera obvia, que las empresas chinas siguen teniendo como referencia el mercado occidental para lanzar productos. Sin duda, se apoyan en los éxitos de compañías como Apple o Ikea para calar en un mercado (el nacional) cada vez más extenso.

China es una de las potencias mundiales que existen actualmente en materia económica. Por eso es paradójico que apunten recetas occidentales. Y es que Estados Unidos y Europa están sufriendo una crisis sin precedentes, algo que está siendo aprovechado por los empresarios chinos para colocarse en cabeza del pelotón. De momento, están imitando el modelo de éxito de las empresas mencionadas. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que China es mucho más profundo que una mera imitación. Ahí es donde está el futuro, por eso cuesta creer que se miren en un espejo cada vez más resquebrajado.

Foto: listenmissy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...