Cerca de 800 parejas contratan cada año vientres de alquiler en el extranjero

En España solamente se puede inscribir al bebé nacido de un vientre de alquiler como hijo del padre varón, que suele ser también el biológico.

Embarazada

Unas 800 familias españolas contratan cada año vientres de alquiler en el extranjero. Esta práctica está prohibida por la legislación española y la mayoría de  las parejas acude a Ucrania para tener un hijo que no es posible concebir de forma natural ni mediante tratamientos de fertilidad.  El proceso es costoso. Entre 50.000 y 200.000 euros es el precio de este proceso que legalmente recibe el nombre de maternidad subrogada y que sólo cuenta con cobertura jurídica en Rusia, Ucrania, México, Georgia, Kazajistán y Estados Unidos, según han explicado expertos de la compañía catalana de abogados ‘Subrogalia’.

En España esta práctica no está permitida, como sucede en muchos países del mundo. Pese a esto, hasta el pasado mes de febrero se admitían sentencias judiciales de países donde esta maternidad subrogada sí que estaba permitida en las que se reconocía la paternidad de la pareja que pagaba el vientre. Aún así, solamente se puede inscribir al bebé como hijo del padre varón, que suele ser también el biológico. En cambio, la madre, está obligada a tramitar la adopción en España, después de que la madre de alquiler haya renunciado al bebé.

El proceso para contratar un vientre de alquiler es relativamente sencillo. La pareja interesada viaja al país que previamente han escogido donde el varón done su esperma y se realiza la fecundación in vitro, que puede ser con óvulos de una madre donante o con los de la madre contratante y, posteriormente, regresa a España. En este procedimiento es clave que la madre de alquiler no sea en ningún caso la donante de óvulos, puesto que es lo que permite su desvinculación legal posterior del bebé. Asimismo, durante el proceso de gestación, la madre de alquiler vive en unos apartamentos que ofrece la clínica médica donde se ha practicado la fecundación y, tras nacer el bebé, debe acudir al consulado español para inscribirlo en el registro.

Según los expertos de ‘Subrogalia’, hace cuatro años era Estados Unidos el país al que acudían el 80% de las parejas españolas que querían tener un hijo mediante un vientre de alquiler pero, en la actualidad, esta tendencia ha cambiado. Estados Unidos representa ahora el 15% de las parejas y Ucrania ha pasado a ser el destino más frecuentado donde existen clínicas que ofrecen un número ilimitado de implantaciones con un precio cerrado. Asimismo, han explicado que México está ganando terreno en esta práctica puesto que está permitida a solteros y homosexuales.

Asimismo, los expertos han asegurado que la contratación de vientres de alquiler está en auge debido a las trabas burocráticas que plantea la adopción, especialmente la internacional.

Vía: 20 Minutos

Foto: Sarihuella

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...