CAM solicita 2.800 millones al FROB

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) ha decidido solicitar al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) 2.800 millones.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) ha decidido solicitar al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) 2.800 millones, que se destinarán a la recapitalización y saneamiento de la entidad alicantina. La decisión se produce una semana después de que las asambleas generales de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura decidiesen prescindir de la CAM en el proyecto de fusión fría de la creación de Banco Base.

En el comunicado de la entidad, CAM afirma que el importe solicitado al FROB es inferior al que en su día solicitó Banco Base (4.277 millones de euros). La caja asegura que dicha estrategia de recapitalización le sirve para incorporarse al proceso de reestructuración bancaria y reforzar sus recursos propios.

Sin embargo, una vez formalizada la intervención pública, se espera que el Banco Central ponga en marcha duros mecanismos de ajuste destinados al saneamiento de CAM. La entidad tiene 70.667 millones de euros en activos, y 244 de beneficios, pero soporta una morosidad del 8,7% , y se calcula que su core capital (recursos propios de primera categoría) podrían no superar el 5,5% de los activos de la entidad, una situación delicada que colocaría a la entidad en la cuerda floja, aún después de la inyección de capital público.

Por este motivo, se calcula que el siguiente paso será la venta de activos de la entidad al mejor postor. Según fuentes financieras, la recapitalización y el saneamiento de la entidad alicantina precisaría mucho más de los 2.800 millones de euros solicitados al FROB. La cuantía necesaria podría llegar a los 6.000 millones de euros, una situación que pondría contra las cuerdas no sólo a la propia CAM sino también al Banco de España, que preferiría que algún inversor se hiciera cargo de la entidad.

La crisis inmobiliaria parece ser la principal causa de la pérdida de activos y solvencia de la CAM, que ha visto cómo el derrumbe del negocio del ladrillo disparó su morosidad a más del 9% en el ejercicio de año pasado, afectando notablemente a la salud de los activos de la entidad alicantina. Como consecuencia de la crisis, la cuota participativa de CAM ha ido desmoronándose paulatinamente en las últimas sesiones. Las cotizaciones de la entidad bancaria llegaron a bajar hasta los 6 euros la semana pasada. Un futuro nada alentador acecha a la entidad alicantina, que ha visto como la agencia de calificación Fitch ha bajado el rating a la cateogíra de ‘bono basura’.

Foto: Rodrigoll, Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...