Berlusconi promete abandonar su cargo político

Silvio Berlusconi está tocado y ha empezado a hundirse. Un comunicado de la presidencia de la República anunciaba ayer que el Primer Ministro dejaría su cargo una vez aprobado los presupuestos con las reformas exigidas por Bruselas, si todo va bien, la salida de Berlusconi se haría efectiva el domingo.

Silvio Berlusconi en 2010

Silvio Berlusconi en 2010

Il Cavaliere anunció ayer mediante un comunicado oficial su intención de retirarse del poder. Esta decisión fue tomada a raíz de la votación para apobar la rendición de cuentas de 2010, realizada por la Cámara de los Diputados, que Berlusconi logró tirar adelante con 308 votos gracias a la abstención de la oposición y de algunos miembros tránsfugas (321 diputados). Dicho en otras palabras, Berlusconi ya no tiene mayoría absoluta.

Tras esta estocada mortal, Berlusconi se reunió con el Presidente de la República Giorgio Napolitano para presentar su dimisión una vez hayan sido aprobadas las reformas de Bruselas. Esta condición podría tratarse de una estratagema para ganar tiempo y intentar recuperar la mayoría y no abandonar el cargo. Recordemos que Il Cavaliere ha logrado evadir las cuentas pendientes que tiene con la justicia gracias a la especial protección, a medida, por supuesto, de su cargo político.

No obstante, cuanto más tiempo permanezca Berlusconi en el poder, más consecuencias tendrá para la economia de su país y de Europa. La prima de riesgo de Italia ha alcanzado los 574 puntos básicos (un interés por encima del 7% en los bonos a 10 años si lo comparamos con el alemán) y ha arrastrado la prima de riesgo española hasta los 424 puntos y a otras economías. Una situación exasperarte puesto que estos países afectados ya han puesto en marcha planes de reducción del déficit muy severos que no se ven recompensados.

El caso italiano es especialmente grave puesto que otras economías como Grecia, Portugal y Irlanda fueron intervenidas cuando sus primas superaron los 500 puntos. Italia, con una deuda actual del 120% del PIB, no puede ser intervenida por los fondos de rescate europeos, puesto que hablamos de la séptima economía del mundo.

La prima de riesgo al borde del colapso de Italia se debe a dos factores. El primer factor es que los inversores no confían en la deuda italiana, esto se debe a la caótica situación del país en el ámbito político, con una oposición hasta ahora dividida y un gobierno que no ha querido reaccionar. Este primer factor se logrará combatir siempre y cuando Berlusconi abandone el cargo o sea expulsado del gobierno, porque sus acciones y declaraciones no parecen corresponderse a la gravedad de la situación. Sobre este asunto, ya se perfila un gobierno de emergencia guiado por Mario Monti, ex comisario Europeo.

El segundo factor viene especialmente ligado a este último apunte, pues Italia no dispone de un programa de ajustes y reformas que permita reducir el endeudamiento o déficit. Lo cierto es que, aunque existen declaraciones confusas, propuestas sin concretar y planes concretos rechazados por la oposición o miembros de la coalición gobernante, no hay ninguna medida concreta y efectiva en funcionamiento.

Pero no toda la culpa es de la clase política italiana. La Comisión Europea, el BCE y el eje franco-alemán (también conocido como Merkozy) no han actuado con el mismo nivel de exigencia con Italia que con los otros países con problemas financieros, no se les ha exigido a tiempo el desarrollo de un propio plan de reducción del déficit y ahora Europa paga las consecuencias. Parece que Europa no es capaz de abordar los problemas hasta que son casi insalvables.

Foto: europeanpeoplesparty en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...