Bankia calienta para salir al parqué

Bankia (la entidad financiera liderada por Bancaja y Caja Madrid), calienta motores para su salida a bolsa. El nuevo banco ha decidido descapitalizar sus activos con mayor riesgo en una nueva entidad

Bankia (la entidad financiera liderada por Bancaja y Caja Madrid), calienta  motores para su salida a bolsa. El nuevo banco ha decidido descapitalizar sus activos con mayor riesgo en una nueva entidad. La estrategia del ‘banco malo’ puede ser seguida por otras entidades financieras que deseen cumplir con los requisitos de solvencia del Banco de España.

Bankia / Foto: Getty Images

El Presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato abrió la caja de pandora al afirmar que «no va a haber una segunda oportunidad para invertir en Bankia”. Con esta declaración, daba vía libre a la puesta en marcha de la cotización de la entidad, una operación que se prevé cerrar en varios meses, en función de la valoración final.

La opción del nuevo banco es someter a la capitalización de sus activos, que comprenden cinco esntidades bancarias más, además de las dos mencionadas anteriormente: Caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja de la Rioja, Caja de Ávila y Caja de Segovia. Según datos facilitados a la CNMV, Bankia tiene previsto salir al parqué con unos activos valorados en 275.000 millones de euros.

La estrategia seguida por el banco, que podría ser utilizada por otras entidades sometidas a procesos de fusión o recapitalización, ha sido la de descapitalizar sus activos más problemáticos mediante la creación de un ‘banco malo’ que absorba los activos más complicados. La nueva entidad a tales efectos, el banco Financiero y de Ahorros, absorberá el negocio inmobiliario y la financiación de inmuebles en situación dudosa, unos activos dudosos cifrados en 7.402 millones de euros.

Dicha opción, además de facilitar el saneamiento interno previo al sometimiento de la nueva entidad a las condiciones previas de la CNMV, serviría para cumplir las exigencias de capitalización del Banco de España para bancos y cajas, de manera que no sea necesario pedir ayuda al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), creado por el Gobierno con el objetivo de coordinar los procesos de reestructuración de las entidades bancarias.

La operación de Bankia separa los activos y pasivos del Banco Financiero y de Ahorros, dejando en Altae, filial de Caja Madrid, el negocio bancario y las participaciones empresariales. En declaraciones de Rodrigo Rato,  dicha estrategia tiene como objetivo ‘maximizar los intereses de las cajas accionistas y de los clientes”. El presidente de Caja Madrid defendió que ‘un banco malo no es una mala nomenclatura, aunque un banco que genera beneficios ya no es tan malo’, admitió. De momento, la nueva Bankia está preparada para salir a cotizar, y abre la veda a una nueva oportunidad para entidades sumergidas en sendos procesos de reestructuración.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...