Bach no es Dios, pero se le parece

Johann Sebastian Bach fue uno de los mayores compositores de música clásica de todos los tiempos. Insertado dentro del movimiento artístico del Barroco, este creador alemán es una de las mayores referencias en el ámbito musical. Entre sus obras destacan: los Conciertos de Brandeburgo, el Arte de la fuga, la Misa en si menor, y la Tocata y fuga en re menor. Proveniente de una familia de músicos, también destacó por el manejo del órgano, el clavecín o el clavicordio. Fue el último gran maestro de la técnica del contrapunto.

Su figura se resiste al paso de los siglos

En la película Die stille vor Bach (El silencio antes de Bach), dirigida en el año 2007 por Pere Portabella, un personaje viene a decir lo siguiente: si Johann Sebastian Bach (Eisenach, 1685 – Leipzig, 1750) no hubiera existido, Dios sería un tipo mediocre. Miembro de una de las familias de músicos más destacadas de la historia, este compositor alemán es uno de los más importantes del Barroco. En este año 2010, que poco a poco se va acabando, se cumplen 260 años de su desaparición. Su vigencia sigue intacta y su relevancia como uno de los clásicos más influyentes del panorama artístico internacional no decrece y nunca decrecerá.

Compositor de obras de renombre como los Conciertos de Brandeburgo, el Arte de la fuga, la Misa en si menor, la Tocata y fuga en re menor, la Pasión según San Mateo o el Clave bien temperado, Johann Sebastian Bach también fue conocido universalmente por su excelente técnica al frente del órgano y del clavecín. Además, el compositor alemán dominaba, de la misma manera, el manejo de otros instrumentos como el violín o la viola da gamba. Escuchar a Bach ensancha el alma y enriquece el intelecto, por lo que no es de extrañar la brillante carrera musical de este creador único.

Sin padres que lo cuidasen, pues se quedó huérfano a temprana edad, Johann Sebastian Bach pronto supo cómo desenvolverse por sí mismo en el mundo. Aprendió junto a un hermano teoría y composición musical, un tío suyo le enseñó a tocar el clavicordio, a lo que habría que añadir que su padre le inició en el violín y en el clavecín antes de morir. Su familia, como ya he dicho, era sinónimo de música. Sin embargo, Bach era mucho más que un simple compositor y músico; fue, y lo sigue siendo, un maestro para muchas generaciones.

Johann Sebastian Bach también es conocido como uno de los mayores difusores de la técnica del contrapunto, en la que la composición musical se basa en la interactuación de dos o más melodías. Bach nació el mismo año que músicos como Georg Friedrich Händel, cuya obra El Mesías es una de las más conocidas de la música barroca. Sin embargo, la similitud de estos dos maestros del Barroco no termina aquí. Y es que la muerte de ambos, que en sus últimos años de vida perdieron la vista, estuvo producida por la ineptitud de un médico ambulante inglés, de nombre Taylor, que operó a los dos produciéndoles la muerte.

Foto: Bach statue again por Pot Noodle en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...