Así se trabaja en un hotel de 5 estrellas que sigue abierto en Wuhan

Aunque el coronavirus sigue sembrando el terror en China, el Marco Polo Wuhan continúa abierto dando soporte a sus huéspedes.

wuh_din_bii_shangdutaoyuan

No es fácil seguir acudiendo al trabajo diariamente e intentar mantener la normalidad en el epicentro del virus que está extendiéndose a todo tipo de países y que ya ha acabado con las vidas de más de 2500 personas. Pero los empleados del Marco Polo Wuhan, un hotel de cinco estrellas de la ciudad, uno de los pocos hoteles que sigue abierto, mantienen el espíritu bien alto a diario. La pregunta es, ¿cómo pueden seguir al pie del cañón? Porque no es precisamente fácil teniendo en cuenta las circunstancias.

Ahora mismo, con la falta de turistas, se podría imaginar que el hotel no tiene huéspedes. Pero lo cierto es que la situación es totalmente contraria a ello. Allí se están alojando más de 200 miembros del personal médico que han sido enviados desde el Beijing Hospital y el China-Japan Friendship Hospital. Además, también hay 20 funcionarios de la unidad de inspección del Gobierno Central de Pekín.

A todos ellos les atienden los 50 empleados del hotel que no se han movido de su puesto de trabajo y que a diario demuestran una fuerza de voluntad enorme. Porque en vez de dejarse llevar por el pánico y no acudir al lugar de trabajo, lo que están haciendo es apoyar, a su manera, la lucha contra el virus. Porque muchos de los clientes a los que atienden, a los que limpian sus habitaciones, hacen su comida o cambian sus sábanas, son quienes se están dejando también la piel en los hospitales para ayudar a los enfermos.

Por lo tanto, se puede comprobar la relevancia y el papel que tienen estos empleados del hotel, entre quienes siempre se intenta mantener bien alto el espíritu para que el virus no se haga con la victoria definitiva. Aunque los pasillos del Marco Polo Wuhan están prácticamente vacíos durante el día, en todo momento se puede respirar un ambiente de lucha que inspira a que cada mañana los doctores, enfermeras y otros especialistas acudan a trabajar a los hospitales.

wuh_mne_bi_silkroom

El manager general del hotel, Lee Weng Wai, es el perfecto reflejo del compromiso que tiene todo el equipo en su día a día. Wai rechazó la plaza que tenía para volver a Malasia, su país, a fin de seguir al frente del hotel y de liderar a su equipo con la intención de demostrar su manera de luchar contra el coronavirus. A su cargo están personal de limpieza, guardias de seguridad o chefs, todos ellos listos cada día para dar lo mejor de sí. Y para conseguirlo, el manager del hotel ha establecido una serie de normas muy específicas que permiten que el equipo de trabajo se encuentre en el mejor estado posible.

Por ejemplo, todos los empleados siguen unas rigurosas medidas de higiene y de limpieza, utilizando mascarillas y productos de desinfección para alejar el virus en la medida de lo posible. También se les obliga a descansar durante periodos de tiempo más que holgados para que sus cuerpos tengan energía adicional y que así se puedan enfrentar a cualquier posible contagio. Y por supuesto, se comprueba la temperatura en todo momento, en especial cuando alguien sale o entra de las instalaciones. Para los huéspedes hay otro requisito: unas hojas en las que tienen que documentar los momentos de entrada y salida a fin de tener un mejor control. Además, los empleados tienen otra rutina que les ayuda: todos los días a las 10 de la mañana realizan una sesión de ejercicio en grupo con la intención de darle un impulso al estado de ánimo y para hacer piña con las demás personas que trabajan en el establecimiento. Este momento de reunión también sirve a fin de llevar a cabo un pequeño informe de la situación y de comprobar que todo el mundo se encuentra en buen estado de forma.

Desde la lejanía puede parecer que el esfuerzo que están haciendo en el hotel no es tal, que quizá simplemente están cumpliendo con su trabajo. Pero la realidad es que no es fácil trabajar en una situación como esta y mucho menos hacerlo de una manera en la que tu nivel de productividad se mantenga tan elevado como es requerido en la actualidad. Pero lo que ha entendido el equipo de profesionales que trabaja en el Marco Polo Wuhan es que, como decíamos, ellos también tienen un papel en la lucha contra el virus. Quizá no estén atendiendo la salud de pacientes o no estén investigando la creación de la vacuna, pero sí que están cuidando de aquellos que llevan a cabo esas funciones y eso es algo tan importante como lo que ellos hacen.

Esperemos que su dedicación y esfuerzo sirva para que otros muchos profesionales se enfrenten al virus de la mejor manera en la que lo puedan hacer. Porque cada uno acabamos teniendo un papel, solo tenemos que encontrar el nuestro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...