Apple quiere evitar problemas con Hacienda en España

Ninguna empresa quiere tener problemas con Hacienda, pero Apple está esforzándose especialmente para evitarlo.

iPhone creado por Apple

Apple es una de las más grandes multinacionales del mundo, pero a pesar de ser un gigante internacional la compañía de la manzana también tiene sus más y sus menos con Hacienda. Precisamente es en España donde ha tenido más “problemas”, ya que en nuestro país la facturación de la compañía es muy elevada, aunque se trata de unas cantidades que no pueden observarse dentro de los datos que nos proporciona su filial en nuestro país, Apple Retail Spain. Esta es la que se encarga de controlar todos los puntos de venta de Apple en España y el año pasado contó con unos ingresos que se incrementaron en un 10,7%. Este porcentaje se traduce en unos 337 millones de euros al año.

Pero como decimos estas cantidades no se han visto reflejadas en los informes Apple Retail Spain. Así lo ha podido comprobar la Agencia Tributaria a través de unas investigaciones que ha llevado a cabo. Por este motivo, la compañía estadounidense tiene que hacer frente a sus obligaciones fiscales en nuestro país y ha tenido que desembolsar una gran cantidad de dinero.

La cifra de este año ha llamado la atención al haberse comparado con la que se pagó en 2015. En aquel entonces la compañía tuvo que hacer un pago de 3,3 millones de euros, mientras que con respecto al pasado año la cantidad ha ascendido a 11,7 millones de euros, a los que hay que sumar un millón de euros más por gastos fiscales.

Según fuentes de la propia compañía, estos 11,7 millones se desglosan en tres pagos. Por un lado, 3,3 millones de euros que corresponden al año corriente, por otro, 3,8 millones que hacen frente a los impuestos de años anteriores y finalmente, los 4,3 millones de euros restantes han sido por la renuncia de un crédito fiscal debido a las pérdidas acumuladas en otros años. Así, teniendo en cuenta todos estos números, la filial de Apple en España ha presentado unas cifras en negativo respecto al balance anual del pasado año. En concreto, las pérdidas que ha acumulado han sido de 7,3 millones de euros frente a unos beneficios que no alcanzaban los 4 millones.

Mac de Apple

Si echamos la vista atrás, ya en 2012 Apple Retail Spain experimentó unas pérdidas de 15 millones de euros, aunque en esa ocasión Hacienda le devolvió 6,5 millones, alegando que eran sobre el impuesto de los beneficios. Pero en 2016 la filial ha tenido que regular su situación en España, de ahí que haya pagado una cantidad de dinero mayor a la que le correspondía para poder hacer frente a otros imprevistos, puesto que aún no ha concluido la inspección. En cualquier caso, la propia compañía ha explicado que además de todo el desembolso que ya ha hecho aún tiene en la recámara otros 9 millones de euros más por si hubiera que abonar otros pagos de última hora.

Pero, a pesar de todos estos números, la filial de Apple en nuestro país sigue enviando una gran cantidad de dinero a su homóloga en Irlanda. Desde este país, Apple gestiona toda su actividad que lleva a cabo en Europa. Por este motivo, Apple Retail Spain ha dirigido 240 millones de euros a Apple Distribution International, la filial irlandesa, del total de 329,6 millones de euros. La compañía estadounidense tiene su sede central en Europa, ubicada en Irlanda, ya que así evita pagar un mayor número de impuestos teniendo en cuenta las ganancias totales que acumula de forma anual. Aunque Apple ya ha regularizado en gran medida la situación con Hacienda en nuestro país, todavía no se ha cerrado el proceso de inspección, por lo que puede que tenga que pagar más impuestos.

Todo ello sigue demostrando la forma en la que se actúa con libertad en España en relación a la recaudación de impuestos por parte de las grandes multinacionales, como es el caso de Apple. El ejemplo de la empresa de la manzana es similar al registrado en otros casos con empresas del tipo de Amazon, notándose que el descontrol existente no hace sino fomentar un tipo de irregularidades que antes o después terminan pasando factura a las entidades implicadas. Para Apple no va a ser un problema regularizar la situación, pero mientras tanto es muy probable que otras muchas compañías se sigan viendo envueltas en el mismo tipo de escándalos fiscales.

Por supuesto, Apple no debería tener necesidad de jugar con estos agujeros legales, con estas zonas oscuras del pago de impuestos, pero está claro que estas grandes multinacionales no casan con las exigencias de impuestos que les impone nuestro gobierno. Son dos caras de una misma moneda a las que es difícil justificar y criticar, dado que en cierto modo todo encuentra sus claros y oscuros en una situación que debería reorganizarse desde la base. Pero por ahora todo sigue igual y no parece que estemos cerca de encontrarnos con algún tipo de cambio que modifique este status quo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...