American Airlines perdió en el primer trimestre del año 328 millones de dólares

American Airlines, LogotipoLa mayor empresa de aerolíneas del planeta se enfrenta a la vez a pérdidas históricas, la subida imparable del combustible, y una huelga general de todos los empleados y pilotos, que exigen una subida de los salarios, y protestan por los 40 millones de dólares que los ejecutivos se han repartido como bonificaciones.

Los altos precios en los combustibles, no han compensado el aumento de los ingresos, empujando a American Airlines, la aerolínea más importante de los Estados Unidos, a encajar una pérdida de 328 millónes de dólares en el primer trimestre de 2008.

Los resultados de esta importante empresa, son un augurio de que este podría ser un año muy difícil para la industria a nivel global.

Las pérdidas ascienden a 1,32 dólares por acción, todo lo opuesto al ejercicio del año pasado por estas fechas, en el que los accionistas obtuvieron unos beneficios de 0,30 dólares por participación.

Las ventas han aumentado un 5% durante el primer trimestre de 2008, llegando a los 5,7 millones de dólares, aun así, aumentaron considerablemente menos de lo que auguraban los analistas.

Todo se veía con optimismo, cuando la compañía anunció en febrero que las tarifas pagadas habían aumentado un 5,1% con respecto al ejercicio anterior.
Pero el gasto en combustible aumentó un 45%, lo que se ha materializado en una fuga de todos los ingresos logrados.

La compañía anunció en marzo que esperaba gastar 9,3 millones de dólares en combustible durante todo el 2008, lo que ya suponía un incremento del 40% respecto a 2007. Finalmente, el combustible se ha convertido en el mayor gasto para American Airlines, suponiendo el 35% de los gastos del primer trimestre del año.



Gerard Arpey, ejecutivo de American AirlinesEl ejecutivo Gerard Arpey ya se ha apresurado a salir ante los medios para reconocer que los resultados han sido decepcionantes. Sin embargo, afirma ahora que la reducción de costes ha puesto a la empresa en mejores condiciones para soportar los altos precios del combustible.

Sin embargo, las medidas adoptadas por la compañía (entre las que
figura un aumento de las tarifas de vuelo) ya han sido duramente criticadas por los expertos, que creen, podría perjudicar aun mas las ya de por sí afectadas carteras de los consumidores.

Arpey ha anunciado en marzo, que la compañía espera recortar un 3,6% de gastos en combustible, y para ello, renovarán su flota de MD-80, por unos nuevos modelos con más capacidad de combustible en los depósitos.

La compañía ya ha tenido que dejar en tierra varios de sus MD-80, dos veces en marzo, interrumpiendo los viajes de más de 300.000 pasajeros, para que los aviones cumplieran con las normas de seguridad federal sobre instalación eléctrica.Avión MD-80

Muchos sospechan ahora, que es precisamente la pésima instalación en esos modelos lo que ha llevado a la compañía a tener tanta prisa por sustituirlos, aunque Arpey lo niega.

Ahora, los analistas de American Airlines, no se ponen de acuerdo sobre si la compañía logrará obtener beneficios, al menos en 2011.

Entre todo este panorama, sorprendentemente las acciones de AA siguen subiendo, durante la última semana, unos 54 centavos de dólar, un 6,3%, llegando a situarse en 9,11 dólares.

La situación empeora aun mas, cuando los propios accionistas reconocen que durante este año la compañía podría quedarse ya fuera de mercado en relación a los servicios que ofrecen sus principales competidores, ansiosos por arrebatarles el primer puesto en la lista.

En marzo, American Airlines ha anunciado que su intención es vender el 90% de la empresa, para conseguir 480 millones de dólares a costa de capital privado, e intentar así afrontar el 2008 con mayor solvencia. Se espera que la venta pueda hacerse efectiva antes de este verano.

La competencia está tan interesada en acelerar el derrumbe de American Airlines, que incluso está dispuesta a juntarse para lograrlo cuanto antes.

Delta Air Lines y Northwest Airlines han anunciado ya un acuerdo para lograr ser los primeros en el mercado estadounidense.

Y ya es prácticamente un secreto a voces, que United Airlines y Continental están negociando una unión que podría ser aun mas potente que la de Delta-Northwest.

Si cualquiera de esas dos uniones llegara a materializarse durante este año, American Airlines perdería sin lugar a dudas el primer puesto de compañía aérea a nivel mundial, según han anunciado ya los analistas.

Todavía, sin embargo, existen también quienes apuestan por una posible oferta de AA a Northwest, para evitar la unión de la competencia.

La caída de American Airlines podría beneficiar, en principio, a los pequeños transportistas de los EEUU, contribuyendo a una mejora de sus ingresos. Sin embargo la mejora sería prácticamente imperceptible a nivel global.

Además de la amenaza de la competencia, American Airlines se enfrenta, también, a las huelgas de casi todos sus empleados, y sobre todo a las de los pilotos, cuyo sindicato eligió en 2007 a un presidente de línea dura, que fue capaz de presentarse con los piquetes de la compañía a las puertas de la sede de la empresa.

A diferencia de lo que ocurre en Europa, y sobre todo en España, los pilotos y el resto de empleados de la empresa se apoyan mutuamente y exigen las mismas reformas a los ejecutivos.

Los piquetes querían expresar, en plena huelga, que se avergonzaban de las cancelaciones de vuelos, y que están indignados por el reparto de bonificaciones de hasta 40 millones de dólares de las que se han apropiado los ejecutivos durante la última semana de marzo.

Exigen que la compañía aumente el gasto en el personal de mantenimiento, aunque ello suponga un mayor incremento de pérdidas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...