Alemania echará del país a los inmigrantes que no encuentren trabajo

El ejecutivo de Angela Merkel planea repatriar a todos los inmigrantes procedentes de la Unión Europea que no encuentren trabajo en los seis meses siguientes a su llegada al país.

El Gobierno de Alemania ha puesto en marcha un controvertido proceso para echar del país a todos los inmigrantes procedentes de países de la Unión Europea que no encuentren trabajo en un plazo de 3 a 6 meses desde su llegada al país. Esta medida, que entrará en vigor a partir del próximo mes de junio, es un intento por parte del ejecutivo alemán de evitar que los inmigrantes rumanos y búlgaros, que desde el pasado 1 de enero tienen derecho a obtener de manera automática permiso de trabajo en el resto de países de la Unión Europea, se beneficien de las múltiples ayudas sociales que Alemania ofrece.

El ministro del Interior, Thomas de Maizière, y el de Trabajo, Andrea Nahles, fueron los encargados de presentar el informe ante los medios. El proyecto se titula ‘Cuestiones jurídicas y desafíos en el uso de los sistemas de seguridad social por parte de los nacionales de los Estados miembros de la UE’, y es bastante claro. Instaura que todos los inmigrantes comunitarios que vivan en Alemania tendrán un plazo máximo de 3 a 6 meses para encontrar trabajo, si pasado este tiempo no lo han logrado tendrán que regresar a sus países de origen.

Según las autoridades alemanas, se calcula que cerca de 200.000 trabajadores rumanos y búlgaros llegarán a Alemania en 2014 atraídos no sólo por la buena situación económica del país, sino también por el generoso sistema de ayudas sociales. El ministro Maizière se ha pronunciado al respecto y ha dicho que el aumento de la inmigración en Alemania es una “buena noticia” porque los inmigrantes aportan bienestar al país, pero ha insistido en que aunque los problemas sociales que están parcialmente asociados a la inmigración son manejables a nivel nacional “representan un problema en varias ciudades específicas que tienen bolsones de pobreza”.

Las reacciones ante esta polémica medida no se han hecho esperar, y el portavoz del partido de Los Verdes, Volker Beck, ha mostrado su indignación ante esta nueva política restrictiva y ha dicho que “Esta medida no es compatible con el derecho de libre circulación de la Unión Europea”. Sin embargo, lo cierto es que la normativa de la Unión Europea reconoce el derecho de residencia para los trabajadores en cualquier otro país comunitario pero no de manera ilimitada. Cabe recordar que no es la primera vez que en Europa surgen polémicas sobre las consecuencias de la inmigración, las alarmas se activaron el pasado mes de febrero después de que Suiza hiciese un referéndum para restringir la inmigración laboral.

Vía: El País

Foto: Medienmagazin pro

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...