Alemania dilata los plazos para las nuevas normativas comunitarias sobre emisiones

La CE no ha recibido a tiempo la información que solicitó al Gobierno alemán sobre el ‘Caso Volkswagen’. Otros países tampoco están colaborando.

volkswagen

El ‘Caso Volkswagen‘ ha quedado para la historia como un episodio en el que los intereses empresariales se impusieron a consideraciones de tipo ético o medioambiental. Sin embargo, pese a las notables sanciones que el grupo alemán enfrenta, sobre todo en Estados Unidos, su tirón entre los consumidores sigue estando fuera de toda duda. También puede presumir de contar con el favor del Gobierno de su país, que está tratando de dilatar los plazos para la entrada en vigor de normativas más restrictivas con estas prácticas.

Tal y como ha trascendido en varios medios de comunicación, Bruselas habría percibido una escasa voluntad de colaboración por parte del Ejecutivo de Angela Merkel durante la tramitación de la sanción a Volkswagen. El Gobierno alemán no ha cumplido el plazo previsto para que remitiera a la Comisión Europea la información requerida sobre el conocido como ‘Dieselgate’. Este sería el primer paso con vistas a la ratificación de la multa al conglomerado automovilístico y a la promulgación de una normativa que dificulte estas malas prácticas en el futuro.

Lo que está sobre la mesa es la concesión por parte de los gobiernos nacionales de mayor poder sancionador a las instituciones comunitarias. Según el anteproyecto de ley, Bruselas podría incluso fijar sanciones por su cuenta de hasta 30.000 euros por manipulaciones en el sistema de emisiones de los vehículos. También se aseguraría una mayor independencia de los intereses políticos, puesto que en la actualidad se está viendo cómo los gobiernos tienden a proteger a sus grandes compañías. El caso alemán no es el único, Italia también está incumpliendo sus obligaciones en este sentido.

De hecho, desde las instancias europeas se observa cómo los países están definiéndose en dos grandes grupos en torno a esta cuestión. Los países de Europa del Este, con importantes factorías automovilísticas en su territorio, siguen la estela marcada por Alemania e Italia, lo mismo que Suecia, orgullosa patria de Volvo. Por el contrario, Francia y España mostrarían una mayor sintonía con lo dispuesto por la CE. Otro debate que divide a Europa.

Vía: El País.

Foto: © philipus

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...