‘A sangre fría’, de Truman Capote: ¿Realidad y/o ficción?

Truman Capote, con su novela A sangre Fría, inició un nuevo género: la novela de no ficción.

Novela de no ficción o cómo poner los pelos de punta en 465 páginas. Dos definiciones, no excluyentes, de la novela que Truman Capote escribió hace 45 años: A sangre fría. Algunos dicen que es la precursora del género, otros que el sevillano Manuel Chaves Nogales ya lo había iniciado en los años 40. Sea como sea, los elogios que Truman Capote ha recibido por esta novela no pueden tomarse a la ligera, ya fuera la primera, la segunda o incluso la última persona en utilizar el género.

Truman Capote fue, además de un escritor excelente, todo un showman

Para Javier Cercas, autor de Soldados de Salamina y Anatomia de un Instante, “la obligación de todo escritor es acercar el lector de la mejor forma posible a una problemática. Que se dé cuenta de quienes eran sus protagonistas, lo que hicieron y el porqué”. Una definición que casa perfectamente con la novela que Truman Capote escribió el año 1966, después de la profunda investigación del asesinato de los cuatro miembros de una familia de Kansas. Esta búsqueda le llevó a conocer en persona a los personajes de la historia (sin contar a la familia Clutter, por supuesto). Habló con la gente del pueblo, con los policías que llevaron el caso e incluso con los asesinos. La investigación no fue en ningún caso sencilla ya que su estrafalaria apariencia y su actitud extrovertida provocaban algún que otro recelo entre la gente. Además, a estos dos factores había que incluirle su condición de homosexual, un aspecto que parecía no gustar demasiado a sus interlocutores.

Harper Lee, autora de Matar a un ruiseñor, se convirtió en la incansable acompañante de Capote durante toda la investigación del asesinato de la familia Clutter. De hecho, el mismo autor reconoce esta ayuda por escrito dedicándole A sangre fría:A Jack Dunphy y Harper Lee, con afecto y gratitud”. El libro, como ya habéis podido imaginar, relata los hechos y los sentimientos que se desencadenaron a partir del asesinato de la familia Clutter a manos de Richard Eugenen Hickock y Perry Edwuard Smith. A través de las palabras, Capote nos presenta un mundo real habitado por personas de carne y hueso así como el asesinato de una familia que no hizo nada para merecer el final que tuvo, desencadenado a partir de una confesión desafortunada (que se lo pregunten a Floyd Wells).

Aún y el trasfondo real de la novela de Truman Capote no podemos dejar de preguntarnos en la veracidad de todas las acciones que en ella se narran. La imaginación de un escritor puede llegar a volar muy alto y quizá en algún momento llegar a dominar la pluma del escritor. Si ese fuera el caso, las palabras escritas que han llegado a nuestros días, ¿son sólo el eco de lo que realmente pasó esa noche? De hecho, y pensando en el tema, llegamos a la conclusión de que es imposible que la invención dominara la escritura de la novela. ¿Por qué? Simplemente porque Truman Capote no lo habría permitido. Nos encontramos ante un género llamado ‘Novela de no ficción’, una novela real y dura como la vida misma, basada en unos hechos reales y relatada por un genio de excepción; unos factores que la hacen más apasionante e interesante, nunca más ficticia.

Foto: duckdaotsu a Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...