25º aniversario del AVE: datos para el debate

La línea ferroviaria de alta velocidad ha consumido más de 50.000 millones de euros entre críticas por los sobrecostes y los retrasos en las obras.

ave

En 1992, España se preparaba para dar un ilusionante salto hacia adelante de la mano de dos acontecimientos de resonancia mundial. Por un lado, Barcelona iba a ser la primera ciudad española que acogía unos JJ. OO. Por otro, Sevilla ultimaba los detalles de su gran Exposición Internacional, enmarcada en las celebraciones por el quinto centenario del desembarco español en América. Entretanto, los españoles asistían a la inauguración del que se presentó como el tren del futuro con el primer trayecto cubierto por el AVE.

El AVE (Alta Velocidad Española) redujo la distancia entre Madrid y Sevilla a menos de tres horas y disparó el optimismo sobre la interconexión de todo el territorio español. Veinticinco años después de aquel primer viaje, el Estado lleva invertidos más de 50.000 millones de euros en ese proyecto (51.175 millones de euros, para ser exactos). Poco a poco, el AVE ha ido inaugurando líneas a lo largo y ancho de la geografía nacional, con especial importancia en la costa levantina (Barcelona, Valencia y Alicante, principalmente), además de Málaga y Zaragoza entre otros destinos.

Este es precisamente uno de los principales datos que son objeto de debate. El plan de expansión del AVE se ha enfrentado históricamente a importantes retrasos, como se vio en los ocho años que duraron las obras para conectar Madrid y Valencia. Por otro lado, prácticamente todo el norte peninsular (a excepción de Galicia, con el Alvia) carece de AVE, lo mismo que la Región de Murcia y la Andalucía oriental. En cambio, numerosas poblaciones castellano-manchegas de escaso tamaño sí cuentan con estaciones, beneficiándose de la línea Madrid-Sevilla.

De igual modo, no puede pasarse por alto la alargada sombra de la corrupción. Si bien el del AVE no es uno de los casos más sonados, sí que se han denunciado ocasionalmente las sospechosamente elevadas partidas presupuestarias para este fin. Otro tanto puede decirse de los sobrecostes, muy onerosos en algunas líneas. Para el debate queda también el hecho de si realmente España necesita la segunda mayor red ferroviaria mundial de alta velocidad.

Vía: ElBlogSalmón.

Foto: © pedro2009

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...