2011: Año Internacional de los Bosques

Motivada por la importancia de los bosques en el mundo, por su contribución en el medio ambiente y en el desarrollo sostenible, por sus posibilidades de erradicar la pobreza y por las amenazas que los acechan, las Naciones Unidas ha decidido nombrar, al presente año, como el Año Internacional de los Bosques. Aquí nos introducimos en la situación de los bosques, sus mayores amenazas, lo que ellos nos aportan y cómo podemos ayudarlos.

2011: Año Internacional de los Bosques

Motivada por la importancia de los bosques en el mundo, por su contribución en el medio ambiente y en el desarrollo sostenible, por sus posibilidades de erradicar la pobreza y por las amenazas que los acechan, las Naciones Unidas ha decidido nombrar, al presente año, como el Año Internacional de los Bosques.

Por tal nombramiento, Naciones Unidas organizará, durante el 2011, distintas actividades orientadas a concienciar a la sociedad de los problemas que padecen los recursos forestales, procurando provocar un cambio de actitud y frenar el deterioro de los mismos.

A su vez, esta organización mundial alienta a que los gobiernos, empresas, organizaciones y ciudadanos interesados por un medioambiente más sano se impliquen en este nombramiento internacional y realicen actividades, campañas y emprendan aquellas iniciativas que consideren oportunas para que todas las personas tomen real conciencia del estado actual de los bosques, de cómo los vamos destruyendo día a día y de cómo podemos ayudar a revertir la situación. En este sentido, es importantísimo conocer el estado actual de los bosques y cuáles son sus principales amenazas.

Bosques: victimas del hombre

Más de 13 millones de hectáreas de bosques desaparecen cada año en todo el mundo. Estos datos fueron arrojados por la FAO, Consejo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, y suponen una superficie equivalente a la cuarta parte de la península Ibérica. Entre las principales causas de esta lamentable situación se encuentran: la sobreexplotación y la tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, la recolección de la madera, la mala gestión de la tierra, las explotaciones mineras y petrolíferas, la construcción de complejos comerciales o asentamientos humanos, la construcción de embalses y carreteras, los incendios forestales y las especies invasoras, entre otras más.

Como se puede apreciar, todas estas causas son obra del hombre. Las personas, cada una con mayores o menores responsabilidades, son (somos) culpables del deterioro de los recursos forestales. Haciendo una u otra cosa avanzamos día a día descuidando los recursos naturales que tanto nos aportan en la vida. Y estas actuaciones, claramente traen sus consecuencias negativas: se pierden arboles, bosques enteros, zonas verdes y naturales, se aumentan las emisiones de CO2, se amenazan a las especies de animales que habitan en los bosques y tantas otras cosas más.

Así, los daños a los bosques son muchísimos. Pero aún peor es la situación de los bosques vírgenes. Estos bosques, también conocidos como bosques primarios, son aquellos que se conservan en su estado original y, de un modo vergonzoso, estos bosques son destruidos a un ritmo vertiginoso. Estos cubren aproximadamente un 10% de la superficie de la tierra pero si continúan desapareciendo sólo estarán presentes en muy pocas partes del mundo. Al respecto, se estima que por año se pierden o modifican alrededor de seis millones de hectáreas.

Según Greenpeace, sólo el 20% de los bosques vírgenes se conservan en la actualidad; el 80% restante ya fue arrasado o modificado. Y sobre el porcentaje de bosques que aún vive en su estado original caen grandes riesgos y amenazas.

Un importante año para tomar conciencia del estado de los bosques

Lo que los bosques nos ofrecen y unos pocos cuidan

Cientos de personas ven a los bosques como un lugar donde se saca madera y nada más. Y esto es un gravísimo error que está muy lejos de la realidad. De esto mucho saben los pueblos indígenas y otros pueblos que ven a los bosques como a la vida misma, como el lugar natural que les provee de recursos para poder sobrevivir.

Se estima que una cantidad superior a 1.600 millones de personas sobreviven por los materiales, alimentos, agua y medicinas que consiguen en los bosques.

Acompañando a esta importante suma de personas, los bosques son el hábitat natural del 80% de la biodiversidad mundial de plantas y animales. En consecuencia, cada vez que se amenaza a un bosque, o peor aún cuando un bosque es destruido, un gran conjunto de seres y especies son las perjudicadas.

No se trata solamente de un bosque menos en el mundo, sino de un lugar natural menos, de menos verde, de especies amenazadas y muertas, de plantas que también mueren, de menos arboles para absorber CO2… Y esta penosa situación se enaltece cuando nos referimos a los bosques tropicales, ya que allí convive una numerosa cantidad y variedad de seres vivos.

Por otra parte, no hay que descuidar que los bosques son esenciales para combatir al cambio climático. Esto se debe a que los arboles constituyen uno de los mayores sumideros de carbono pudiendo absorber una elevada cantidad de dióxido de carbono.

Vaya si los bosques no dan muchísimas cosas ¿no? Medicamentos, naturaleza, aire puro, alimentos… ¿Qué falta para darnos cuenta de su importancia y respetarlos como se merecen?

Cómo cuidar a los bosques

Quien aún no haya tomado medidas para cuidar a los bosque y se haya dado cuenta del importante papel que cumplen en el mundo, aquí os dejaremos algunas pautas y sugerencias para cuidarlos.

  • Plantar un árbol. En varias partes del mundo existen organizaciones que promueven esta iniciativa. En el caso puntual de España, podemos mencionar a los proyectos de la Fundación Más Arboles y Ecologistas en acción, entre otras más, que persiguen incentivar a las personas a plantar un árbol y colaborar con la reforestación del planeta.
  • Interiorizarse. Cuanto más se conoce sobre los bosques, más consiente se es de su importancia y los actos de las personas se pueden modificar hacia acciones en concordancia con el bienestar de los bosques. Aquí se puede colaborar con asociaciones o instituciones que promuevan el cuidado de los mismos.
  • Denunciar actos contra los bosques. Si se tiene conocimiento sobre talas indiscriminadas o demás acciones que amenacen contra ellos, se puede dar aviso a las autoridades para que intervengan y pongan un freno a dichas actividades que están matando a los arboles.
  • Fomentar medidas. Se puede instar a que las instituciones implementen medidas que protejan a los bosques. Por ejemplo: crear espacios protegidos, establecer una gestión forestal sostenible, reforestar, etc.
  • Cambiar hábitos de consumo. Cada uno debe consumir consciente y prudentemente los productos de la naturaleza, en este caso los que provengan de los bosques.

De todos depende que un mejor mundo sea posible. Desde aquí alimentamos esto y os invitamos a respetar la naturaleza y saber apreciar todo lo que ésta no da. En definitiva, vivimos gracias a ella.

Que este Año Internacional de los Bosques sirva para cambiar el estado de los mismos y que todos cuidemos de ellos.

Fuente: Naciones Unidas y Consumer
Foto 1: Bosques por TheCX en Flickr
Foto 2: Bosques por Axel-D en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...